13 de diciembre de 2011

Borsalino

Debo confesar que siento verdadera pasión por dos tipos de sombreros. Uno de ellos es el Borsalino.


Creado sobre 1857 por Giusseppe Borsalino, al principio se fabricaba únicamente con fieltro de piel de conejo, en gris o negro. Tuvo una gran aceptación a principios del siglo XX, y se llegaron a fabricar 2.000.000 de unidades al año.

Su comercialización bajó considerablemente hacia los años 40, hasta que en 1970, Jacques Déray dirigió dos peliculas protagonizadas por Alain Delon, a las que dió el nombre de Borsalino y Borsalino & Co.



Probablemente estos dos filmes sean la causa de que siempre que pensamos en gangsteres, nos venga a la mente un borsalino.

Desde entonces, este tipo de sombrero se ha convertido en seña de identidad de grandes personajes del cine y artistas:

El escalofriante Freddy Krueger, nunca se separaba de su borsalino en Pesadillas en Elm Street.



Uno de los borsalinos mas famosos de la historia, para mi, es el que Michael Jackson utilizaba en sus actuaciones en directo de la canción Billie Jean (Me pongo en pie con la mano en el corazón tras escribir este párrafo, jajaja)



En los últimos tiempos, el sombrero tipo borsalino se ha convertido en uno de los grandes complementos para el día a día, por lo que ahora podemos encontrarlo en cualquier color y material y podemos usarlo en cualquier época del año.

Looks otoñales y/o invernales




En verano puede ser un gran aliado para protegernos del sol




Para los chicos, también.



Y tu ¿tienes el tuyo?

9 comentarios:

  1. No, no tengo sombreros, no sólo porque me quedan fatal sino porque en la zona que vivo llevar uno es llamar la atención (te miran raro) Eso sí, los guiris pueden venir con sus sombreros mexicanos que no pasa nada :P

    Un actor que también los llevaba muy bien era Cary Grant.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que donde yo vivo también te miran un poco raro si te pones algo fuera de lo normal, aunque cada vez menos. Eso si, yo me estoy animando cada vez mas y me lo pongo.
    Un besito.... chuichui :P

    ResponderEliminar
  3. Yo les llamo fedora; pero creo que no son lo mismo. Igual son dos modelos con diferencias mínimas, no?
    Bueno, la cosa es que me encantan, pero no me atrevo con ellos! Siempre estoy por comprar uno, pero para tenerlo muerto de risa en un rincón prefiero no hacerlo.

    ResponderEliminar
  4. He investigado, y sí, no son lo mismo. La diferencia está en el diseño y en el material! Mira: http://es.wikipedia.org/wiki/Fedora_(sombrero)

    ResponderEliminar
  5. Justo estaba escribiendote que tienes razón, si se diferencian, pero minimamente. Para hacer honor a la verdad solo podriamos llamar Borsalino a los sombreros fabricados por la marca. Creo que podemos estar ante otro caso tipo Pan Bimbo, jaja.
    A mi siempre me han encantado, pero no encontraba uno que me gustase, pero hace poco vi uno en Bershka tiradisimo de precio y me lo compré. Desde que lo tengo en el armario "me he obligado" un par de veces a quitarme la vergüenza y ponermelo.
    Gracias por pasarte, como siempre :)

    ResponderEliminar
  6. Jaja, sí, creo que sí! Pero bueno, sean del material que sean, y con la punta más triangular o no, son muy bonitos!
    Pues la verdad es que sí, que debería comprarlo e intentar usarlo! Normalmente me pongo lo que se me ocurra, así que una vez me lo ponga a ver quién me lo quita!
    Además, me he probado hace poco un bombín y me gustó mucho también...

    Cuando tenga una colección de sombreros mayor que la de zapatos, que sepas que será tu culpa por incitarme a arriesgarme :P

    ResponderEliminar
  7. Será para mi un honor ser la culpable de que tu colección de sombreros crezca, jajaja

    ResponderEliminar
  8. A mi me encantan.

    Eso sí, no tengo cojones a salir a la calle con el puesto, :P

    ResponderEliminar
  9. Fran, animate a ponertelo, hombre!! Y si no, siempre puedes hacer como hago yo a veces, ponermelo cuando voy de visita lejos de casa, que parece que da menos vergüenza, jajajaj

    ResponderEliminar