25 de julio de 2011

Walt Disney, vida de leyenda

Grandes leyendas urbanas giran en torno a Walter Elías Disney, el padre de Mickey Mouse:


Cuando el creador murió en el 69 surgieron los rumores de que su cuerpo había sido criopreservado, para que los avances tecnológicos pudieran devolverle la vida en un futuro. Disney estaba muy interesado en la criónica en los últimos años de su vida, pero hay constancia de que su cuerpo fue incinerado.


Otro gran rumor, del que no hay pruebas que lo confirmen ni lo desmientan, es que Walt no nació en Chicago, si no en la localidad almeriense de Mojácar. Según esta leyenda, Isabel Zamora, una joven lavandera, tuvo un hijo ilegitimo con el dueño de la casa en la que trabajaba, Ginés Carrillo. Huyendo de las malas lenguas de la época, Isabel emigró a Estados Unidos, con su hijo, José Guirao Zamora. Una vez en Chicago, y al no poder hacerse cargo de él, la joven dió a su hijo en adopción. Flora y Elías Disney adoptaron al pequeño, al que llamaron Walter Elías Disney.
Cuentan en Mojácar que en los años 40, tres individuos, que supuestamente fueron enviados por Walt Disney Company, visitaron la localidad para hacer comprobaciones en los certificados de bautismo y otros documentos en la iglesia mojaquera.

No hay duda de que éstas leyendas parecen sacadas de cualquiera de las películas de fantasía creadas por la factoría Disney.

3 comentarios:

  1. La leyenda es curiosa, pero no me sorprendería que fuese verdad. Por qué no? :)

    ResponderEliminar
  2. No sé por qué surgiría la leyenda, pero puede que fuese a partir de la presunta visita de los individuos yankis. También dicen por ahí que realmente no se puede comprobar la partida de nacimiento de José Guirao porque los documentos fueron destruídos en la guerra (como la mayoría)
    Sea verdad o no, yo, como buena tia moñas que soy, me quedo con la ilusión de que alguien tan "mágico" como Disney nació a 15 km. de mi casa, jijiji

    ResponderEliminar
  3. Alguna razón habrá. Recuerdo haber visto un reportaje sobre el tema hace un tiempo, y si bien no hay pruebas contundentes, siempre quedará la duda!

    Cuando vaya de visita por tu tierras (porque iré, tengo que ir), quiero que me lleves al pueblo de Walt!

    ResponderEliminar